domingo, 15 de agosto de 2010

NIVELES DE ESCUCHA

En la entrada del día de hoy, platicaremos un poco de los NIVELES DE ESCUCHA; Muchas veces, al platicar con una persona, asistir, a alguna conferencia o simplemente al poner al radio, entramos en un momento de retroalimentación propia, si lo que se esta diciendo es importante, lo escuchamos o si no solo lo oímos.

Ahora bien, dentro de esto, también podremos hablar de que cuando “escuchamos” a veces, escuchamos lo que nosotros creemos o generamos presuposiciones basadas en nuestra experiencia, lo cual genera en ocasiones una mala información de lo que realmente tenemos que escuchar.

Hay autores que dividen los NIVELES DE ESCUCHA en 4:



1. Oír. Es el nivel más superficial de escucha. De hecho, no es ni siquiera escucha. Oír registra las ondas sonoras de la voz del otro. Puedes estar oyendo a alguien y al mismo tiempo estar pensando o haciendo otra cosa. Para oír no se necesita prestar atención. Oír por tanto es una acto pasivo. Te oigo pero no te escucho significa que me llega el sonido pero no presto atención.

2. Escuchar a. El segundo nivel consiste en escuchar a alguien, pero con una pregunta en nuestra mente: “Qué significa esto para mí?”. Es decir estamos escuchando desde dentro de nuestra propia existencia, utilizando lo que el otro nos cuenta para activar nuestros propios sentimientos. Por ejemplo puede que nos esté hablando de una relación con su jefe y nosotros estemos pensando en nuestra relación con nuestro jefe o en cómo sacarle partido. Este es un nivel cotidiano de escucha, adecuado para conversaciones ordinarias. Se detecta porque cuando hayamos terminado de hablar, el otro empezará con algo parecido a: “Pues yo, o pues a mí…”

3. Escuchar para. Este tercer nivel corresponde a buscar algo en lo que la otra persona nos dice. El que escucha puede tener una idea en la mente, filtra lo que le dice su interlocutor y lo selecciona para conformar una opinión. Por esto, el que escucha tiene que establecer un diálogo interno para establecer la opinión.

4. Escucha consciente. Consiste en una escucha profunda con un mínimo de juicio. Nosotros mismos nos mantenemos al margen. Hay por tanto un mínimo de diálogo interior. En este nivel la percepción y la intuición funcionan mejor. Por tanto hay que evitar los diálogos internos. Si estamos pensando en nosotros mismos no podemos escuchar. Por ejemplo pensar cómo vamos vestidos, o si estoy cansado y deberíamos sentarnos, o la hora qué será… o incluso si intentamos adivinar lo que nos va a decir nuestro interlocutor, estamos poniendo dificultades a este tipo de escucha.

Algunos autores hablan de los distintos niveles de escuchar, con diferente número de niveles definidos y descrito de diversas maneras. Aquí he descrito tres niveles de escucha que son útiles a considerar en el contexto del coaching.


Nivel 1 o "Interior escucha"
Aquí, el oyente se enfoca en el mismo, sus propios pensamientos en vez de los de los demas. A medida que el orador le está hablando tratamos de interpretar lo que escuchamos en términos de lo que significa para nosotros. Esto es normal en la conversación diaria, donde es natural que el oyente recabe información para ayudarse a formar una opinión y tomar decisiones.

Escuchando Nivel 2 o "comprender"
Como una operación de escucha en el nivel 2 nos centramos totalmente en el emisor, escuchando sus palabras, el tono de la voz y el lenguaje corporal y no distrayéndonos con nuestros propios pensamientos y sentimientos. Al escuchar en el nivel 2 se puede obtener una comprensión real de que el coachee es 'procedente de', el cliente se sentirá comprendido y pensamientos del entrenador no influirá en la sesión de entrenamiento.

Nivel 3 o "Escuchar Global"
Esto implica que el oyente se enfoca en el orador y recoge más de lo que se dice. Escuchando todo lo disponible utilizando la intuición, la emoción y recogiendo las señales de detección del lenguaje del cuerpo del emisor.

Usted puede medir la energía de su emisor y sus emociones, así como recoger lo que no está diciendo. Usted va a entender lo que se está pensando y sintiendo, y confiar en sus propios sentidos, puede ser extremadamente sensible a las necesidades de su emisor.

Ahora bien veamos una división de los niveles de audición, y veamos que tan buen conversadores somos:

Niveles de audición

- El que no escucha, sino que habla también, interrumpiendo constantemente, y siempre quiere tener la última palabra.

- El oyente marginal es un oyente superficial. Oye los sonidos y palabras, pero no la intención o el sentido. Ellos están más centrados en lo que dirán después de escuchar esto.

- La tecnología de auricular (TELEFONO) todavía está tratando de escuchar lo que dijo la persona que llama. Cumpliendo con la intención de comunicar. Ignoran la parte del mensaje que participan en el tono, la comunicación del lenguaje corporal.

- La escucha activa es una persona que escucha mas allá de las palabras. No juzga el mensaje, y se centra más en la comprensión del punto de vista. Se centra en los pensamientos y sentimientos de comunicación (incluso tácita). Es quien cumple una función de escuchar (nivel 4)(nivel 3 escucha global)

Para el Coach es importante comentar que su nivel de escucha es el mas GLOBAL, que no juzga y genera criterios de la conversación del coachee, y menos emite opiniones, solo trabaja con el cliente somos si este escribiera en una libreta en blanco.

Ahora como oyentes en cualquier conversación, al omitir emociones y no distraernos con pensamientos de opinión propia, encontraremos incluso, divertido y cultural conversar, por que empezamos a realmente escuchar y observar las mismas conversaciones, generando asi un sentido de conversación efectiva y hasta de persuasión y manipulación, convirtiéndonos el lideres de nuestro propia conversación



COACH CON PNL Jesús Román Luna Arteaga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada